¿Es bueno andar con Parkinson? Un análisis profundo

Todos sabemos que la mayoría de los profesionales sanitarios recomiendan andar, no importa la edad, o tengas una patología u otra.

Cuando andamos los músculos del cuerpo se movilizan, las articulaciones trabajan y los órganos se ponen a trabajar para conseguir que la sangre circule debidamente por el organismo.

A parte del sistema locomotor y circulatorio, se sabe que andar ayuda a la motilidad del sistema digestivo y a la respiración.

En el caso concreto del Parkinson, ¿porqué iba a ser diferente? En esta enfermedad se pueden observar varias limitaciones en diversos sistemas corporales, entre ellos el sistema locomotor. La marcha se ve afectada, en la mayoría de los casos, según se va a avanzando en el deterioro de la enfermedad.

El estancamiento del organismo (ya sea funcional o mental) afecta directamente al rendimiento de la persona y a su autonomía. Si la persona con Enfermedad de Parkinson no camina, no se mueve, no hace ejercicio, … estará fomentando el avance sin frenos de la rigidez, la lentitud y otros factores condicionantes de la enfermedad de Parkinson.

Andar, movilizarse o hacer ejercicio en la Enfermedad de Parkinson ayuda claramente al beneficio de la persona que la sufre, fomentando su autonomía y mejorar el rendimiento funcional y cognitivo.

En este artículo profundizamos más en el hecho de por qué andar es bueno en personas que sufren la Enfermedad de Parkinson.

Contexto sobre la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo crónico que se produce por la destrucción de neuronas dopaminérgicas ubicadas en los ganglios basales del cerebro. Estas neuronas utilizan la dopamina como neurotransmisor para transmitir los estímulos. Si los niveles de dopamina no son adecuados se produce la aparición de síntomas como temblor, rigidez, lentitud de movimientos o inestabilidad. Existen otros síntomas que aparecen con el tiempo, como la limitación de la función cognitiva, la autonomía y la expresión de emociones.

Los síntomas del Parkinson son:

Temblor en reposo:

Aunque a todos nos suena, no es el síntoma más característico, pues solo llegan a presentarlo el 30% de las personas con Parkinson. El temblor suele aparecer en reposo, y desaparece cuando se inicia un movimiento.

Lentitud o “parálisis”:

Ocurre al iniciar o empezar un movimiento concreto de forma lenta o la incapacidad de realizarlo, quedándose “paralizados”.

Rigidez:

Se manifiesta con la contracción involuntaria de los músculos y la resistencia a la movilización de las articulaciones.

Alteración de la postura:

Los trastornos posturales son los más comunes en el Parkinson y se manifiesta como inestabilidad y alteración del equilibrio. La postura tiende a ser encorvada, con las piernas y brazos algo flexionados y el tronco hacia adelante.

Otros síntomas de la enfermedad del Parkinson:

A parte de estos síntomas motores, podemos encontrar otros como el estreñimiento, salivación, tensión baja, incontinencia, trastornos en la deglución, alucinaciones o delirios, depresión, apatía, alteraciones del sueño…

 

Beneficios de andar para pacientes con Parkinson

Andar es una actividad que influye directamente en la salud y el bienestar de todas las personas. Estos beneficios se pueden aplicar a las personas con Parkinson y son:

Mejora la capacidad motora

Andar puede ayudar a reducir la rigidez muscular, mejora la postura y la coordinación de los miembros inferiores y de los superiores. Además, mejora la coordinación, el rango articular y el equilibrio, trabajando así para evitar futuras caídas.

Mejora el sistema cardiovascular y respiratorio

Andar de forma recurrente ayuda a mejorar la función del corazón, de los pulmones y del sistema circulatorio en general. Además, reduce el riesgo de enfermedades relacionadas con estos órganos.

Ejercita el sistema nervioso

Andar estimula la comunicación entre las células nerviosas y así mejora la función motora y cognitiva.

Mejora la autoestima

En muchas ocasiones dar pequeños pasos ya es un logro en enfermedades como el Parkinson, si la persona va alcanzando metas aumentará su autoestima y tendrá un sentimiento de realización y logro.

Evita el aislamiento

Si la persona que sufre la enfermedad de Parkinson anda acompañada o lo hace al aire libre, donde pueda encontrarse con más personas, esto evitará el aislamiento social y fomentará las relaciones interpersonales.

 ¿Cómo andar con Parkinson? Una guía paso a paso

Es importante saber que no todas las personas que tienen diagnosticada esta enfermedad caminan de la misma forma, cada caso es individual.

Muchas personas que sufren la enfermedad de Parkinson son capaces de andar por sí mismos o incluso apoyados en un bastón ordinario o especial. En otros casos las personas con Parkinson pueden utilizar andadores que les ayuden a mantener la deambulación de la forma más independiente posible y proporcionando estabilidad en la marcha.

En algunas ocasiones será recomendable que la deambulación se realice con supervisión de otra persona que ser cerciore de que la deambulación es segura y siendo así una forma de prevenir posibles caídas. La evaluación de cada caso y la paciencia juegan un papel fundamental.

¿Cómo camina una persona con Parkinson?

Aunque no todas las personas con la enfermedad de Parkinson caminan de la misma manera, los pasos de una persona con Parkinson suelen ser cortos y los giros difíciles de llevar a cabo. Además, la persona suele arrastrar los pies y se disminuye el braceo.

Todo esto aumenta el riesgo de caídas y se dificulta el inicio de la marcha, produciéndose estancamientos en la marcha, lo que conocemos como “quedarse pegado o congelado”.

Hablaremos de tres términos relacionados con la marcha en Parkinson:

  • Festinación: viene de “prisa, acelerar” y describe la marcha cuando se comienza a andar, con pasos pequeños lentos que cada vez se van haciendo más rápidos y no se puede detener.
  • Marcha “a petitpas” o marcha a pequeños pasos: es la forma de andar a pasos pequeños y cortos.
  • Marcha cautelosa: el miedo a caerse hace que la persona centre toda su atención en la marcha, de echo pueden ser incapaces de hablar mientras caminan ya que ponen toda su atención sobre su forma de caminar.

 Consejos para andar con Parkinson

La revista científica American Academy of Neurology realizó un estudio a más de 4000 personas con Parkinson y les dio las siguientes pautas para mejorar su deambulación y su equilibrio:

Este estudio también revela algo que ya tenemos claro: no existe un mismo método o estrategia para todas las personas, cada persona es individual y estas pautas tienen que ser individualizadas para cada caso.

Además de estos consejos te dejamos a continuación una serie de recomendaciones para hacer que las personas con Parkinson anden de forma más cómoda y segura.

Para evitar el bloqueo:

La persona debe pararse, apoyar los pies completamente en el suelo y balancearse lentamente hasta que esté preparado para iniciar la marcha. En muchas ocasiones se puede utilizar el conocido como bastón invertido, que lleva un apéndice en la base del bastón que la persona debe sobrepasar.

Para evitar la festinación:

Cuando comience a arrastrar los pies debe pararse, poner los pies en el suelo, separarlos levemente para conseguir estabilidad y dar un paso con el talón completamente apoyado en el suelo.

Para hacer giros:

Intentar que los giros sean amplios. Además, se debe evitar que gire sobre un pie o se crucen las piernas.

 ¿Qué hacer cuando una persona con Parkinson no puede caminar?

El ejercicio físico y la movilidad son claves en la marcha para personas con Parkinson. Estos ejercicios ayudarán a la persona a ejercitar su musculatura y podrán ayudarla a deambular:

Pasos:

Marcar un camino en el suelo de una silla a otra, ir contando los pasos para sí mismo o en voz alta, caminar sin pisar las líneas del suelo. Realizar caminos con pasos grandes, alargando su longitud.

Braceo:

Caminar de un sitio a otro controlando el braceo (brazo adelantado opuesto a la pierna adelantada), tocar un punto en una pared alternando brazos.

Balanceo:

De forma estática de pie o sentado balancear los brazos o de pie siempre de forma opuesta a las piernas.

Rodillas:

Elevar las rodillas alternativamente o juntas mientras se está sentado, elevar rodillas alternativamente de pie agarrado al respaldo, sentado girar la rodilla hacia adentro y hacia afuera.

No puede caminar:

Si finalmente la persona con Parkinson no puede andar de forma autónoma, con supervisión o con productos de apoyo, sus traslados tendrán que ser en silla de ruedas. Existen varios tipos de sillas de ruedas, de propulsión manual o eléctrica. Además, pueden variar las ruedas traseras, los accesorios… es importante saber que cualquier silla no vale para todas las personas, es necesario el consejo de un terapeuta ocupacional, fisioterapeuta o un ortopedista que conozca cómo tomar medidas para aconsejar la silla adecuada.

 Reflexiones finales: ¿es bueno andar con Parkinson?

Rotundamente sí. Andar tiene múltiples beneficios para las personas que sufren la enfermedad de Parkinson. Como ya hemos comentado anteriormente, mejora la función motora, la función cardiovascular, la respiratoria, la autoestima y las relaciones interpersonales. Todo esto hace que mejore la calidad de vida de la persona.

Siempre hay que tener en cuenta que andar con Parkinson puede ser algo dificultoso por lo que es necesario realizar siempre una deambulación de forma segura o incluso con supervisión. Las ayudas técnicas que nos puedan aconsejar pueden ser claves para mantener la autonomía en la deambulación en personas mayores con Parkinson.

Recuerda que si estás buscando cuidadores de enfermos con Parkinson, puedes contactar con tu centro Bonadea aquí o llamar directamente por teléfono. Nuestro equipo estará encantado de ayudarte a establecer una organización y plan de tareas y cuidados para la persona con Parkinson y su familia, y ofrecerte el apoyo de uno de nuestros cuidadores. Contacta sin ningún tipo de compromiso.

Comparte esta noticia

Comentarios

2 Comentarios. Dejar nuevo

  • ¡Toda la razón! Claro que es bueno andar con Parkinson, mi abuelo empezó a mejorar cuando salía a pasear por el barrio, los parques…

    Responder
    • Exacto Alba. Realizar ejercicios es muy importante para mantener vivas todas nuestras capacidades. Si estás interesada en conocer más información acerca de personas con Parkinson, puedes navegar por nuestro blog. Para conocer cómo los cuidadores para personas con Parkison pueden ayudar en el día a día, puedes ir aquí: https://www.bonadeacare.com/cuidadores-parkinson/ Gracias!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

11 + 14 =

Teléfono Contacta ahora