Tareas de los Cuidadores de Personas Mayores

tareas-cuidadores-personas-mayores

La misión principal de un cuidador debe ser la de apoyar a la persona que cuida a realizar las actividades de la vida diaria con la mayor autonomía y asistirla cuando la persona se ve incapacitada para desarrollar estas tareas con normalidad.

Esta amplia e importante función se desgrana en el día a día en multitud de acciones. Es cierto que cada cuidador realiza tareas diferentes función del estado y patologías de la persona que cuida. Pero hay un grupo de tareas que los cuidadores realizan de forma más común. Te lo contamos aquí.

¿Qué tareas y funciones más comunes que hacen los cuidadores de las personas mayores?

Aseo personal e higiene en personas mayores

La higiene personal es una de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando cuidamos de personas. En primer lugar, la higiene personal promueve la autoestima y es parte de la preservación de su dignidad como persona. Por otro lado, una higiene personal adecuada ayuda a evitar infecciones y enfermedades.

Durante el aseo, tenemos que considerar que la persona puede desarrollar sentimientos de pudor y por ello, debemos respetar su situación y ayudarlo de forma progresiva, no intrusiva, siempre proponiendo y preguntando en cada momento.

Además, ayudar a la persona a vestirse y desvestirse, cuidar su imagen, son aspectos clave para que las personas se sientan bien consigo mismas. También debemos prestar atención y promover la higiene bucal de la persona.

Recados y acompañamiento

Acompañamiento al centro médico, acompañamiento a la compra, a hacer recados, a visitar familiares, son algunas de los recados que realizan los cuidadores con las personas mayores.

Acompañarlos a la realización de estas actividades suma seguridad para la persona cuidada y su entorno mientras le permite mantener parte de su autonomía haciendo que la persona colabore y evitando relegar esta tarea en otros.

Además, la compañía es clave para evitar sentimientos de soledad. Recordemos que la depresión y aislamiento son aspectos frecuentes y asociados al envejecimiento.

Supervisión y promover la autonomía de las personas mayores

Además de acompañar en la realización de recados, supervisar y apoyar en las tareas de la vida diaria a la persona mayor y/o dependiente le permite a esta seguir manteniendo la autonomía parcial o total.

Que la persona colabore supone para ella evitar la generación de sentimientos de incapacidad y promueve su autoestima. Puede participar en hacer tareas manuales que se adapten a su situación: desde tareas manuales como cocina (evitando manejar utensilios que puedan causarle daños), la compra, la limpieza de pequeños utensilios…

En tareas como la higiene o aseo personal, la colaboración de la persona es algo especialmente importante.

Movilizaciones y transferencias

Cuando las personas que cuidamos tienen dificultad de movimiento o están encamadas, es necesario saber cómo transferir a la persona de la cama a la silla de ruedas, o a otro lugar, y realizar cambios de posiciones y cambios de presión si la persona se encuentra encamada con el objetivo de evitar llagas o úlceras.

La aparición de úlceras por presión (UPP) es algo frecuente en las personas mayores encamadas y se produce por la presión constante que genera el peso del cuerpo, y especialmente una protuberancia ósea (hueso) sobre la piel.

A las personas encamadas es importantísimo ayudarlas a mantener una muy buena higiene, realizar cambios posturales, cambiar el pañal y evitar humedades, mientras hidratamos bien todas las zonas enrojecidas. Una zona enrojecida puede ser síntoma de la posible aparición de una úlcera por presión.

Actividades de estimulación y compañía o ejercicio físico

Los cuidadores pueden ayudar a realizar actividades que eviten que una enfermedad o situación de dependencia continúen avanzando o se perpetúen.

En cuanto a actividades de estimulación cognitiva, consideramos juegos de memoria, ejercicios de lectura y de comprensión, lógica… Tareas básicas como dialogar y argumentar, leer, jugar a crucigramas o jugar a las cartas son positivos.

Si hablamos de ejercicio físico, los cuidadores pueden ayudar a las personas a realizar ciertas actividades de movimiento y apoyarlas en ello para evitar atrofias.

Alimentación y nutrición para personas mayores

Conforme los años avanzan en nosotros, nuestros sentidos dejan de estar en sus plenas capacidades. Es por ello por lo que las personas escuchan peor o gritan, también por la que las señoras de mayor edad se maquillan de forma muy vistosa (porque no perciben correctamente la intensidad de los colores). Las papilas gustativas, encargadas de comunicar a nuestro cerebro el sabor de los alimentos, tampoco funcionan como antaño, de forma, que las personas mayores no perciben los sabores con tanta intensidad.

Además, ciertas enfermedades o patologías obligan a reducir los tipos alimentos a consumir. Y también puede suceder que la situación bucodental impida a la persona comer alimentos con todas las propiedades y formas que estaba acostumbrado. Alimentos muy duros, difíciles de digerir o masticar, o complicados de digerir para nuestro estómago pueden no ser aconsejables.

Por todo ello, es importante que las comidas sean variadas, con nutrientes compensados, y adaptadas a la situación de cada persona, promoviendo que, dentro de sus patologías, la persona pueda disfrutar del momento de la comida lo máximo posible. Siempre se deben evitar grasas, bollería, fritos y comidas precocinadas o preparadas, y se debe reducir siempre la ingesta en la cena o última comida del día. Y si la comida es triturada, es importante hacer mezclas completas a nivel nutricional; se puede mezclar verdura con carne, por ejemplo. Pero siempre tratando de mantener un sabor agradable, una textura fácil de consumir, evitando mezclar muchos alimentos (porque eso puede desvirtuar el sabor y ser totalmente irreconocible) y si puede ser, que el color sea atractivo y variado.

Servicio doméstico para personas mayores

En su objetivo de hacer más fácil la vida de las personas que cuidan, los cuidadores también pueden ser los encargados de las tareas básicas del hogar, el orden y la limpieza.

Desde la limpieza de los baños o cocina, hasta la realización de comidas, poner lavadoras, tender, planchar, recoger la ropa, como ejemplos, son tareas importantes que los cuidadores también realizan porque permiten a las personas convivir en un entorno limpio y seguro.

Comparte esta noticia

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

12 − 4 =

Teléfono Contacta ahora