¿Cómo bañar a una persona mayor en la cama? Pasos y consejos

En muchas ocasiones podemos encontrarnos ante una situación en la que la persona mayor no tiene la movilidad suficiente como para levantarse de la cama para realizar el aseo.

En estos casos es importante saber cómo actuar y los pasos que hay que dar para bañar a una persona mayor en la cama. En este artículo te contamos los pasos de cómo bañar a una persona mayor en la cama de manera segura y respetuosa, descubre además los accesorios útiles para el aseo y consejos para facilitar el proceso.

¿Por qué es importante saber cómo bañar a una persona mayor en la cama?

Bañar a una persona mayor en la cama no es una tarea fácil si lo miramos desde diferentes perspectivas. Se trata de una de las tareas de cuidadores de personas mayores que exige de delicadeza, minuciosidad y observación constante.

Por otro lado, bañar a una persona mayor en la cama resulta esencial puesto que supone su vía fundamental de higiene cuando esta persona tiene movilidad reducida. Mantener una correcta higiene en personas mayores previene de la aparición de bacterias y enfermedades, además de los efectos psicológicos positivos que supone para una persona sentirse limpio y aseado.

Para bañar a una persona mayor en la cama no debemos hacerlo en cualquier orden. Para hacerlo correctamente y asegurar una buena higiene y bienestar posterior de la persona, tenemos que saber por qué zonas empezar y cuáles serían las últimas zonas para asear.

Además, cuando bañamos a una persona mayor en la cama debemos observar todos los pliegues, arrugas e incluso roces que haya podido ocasionar la postura. Las úlceras por presión (UPP) se observan con mayor rapidez en estos momentos, donde la piel es muy visible y somos concisos con la tarea. Cuanto más rápidos seamos en el conocimiento de una úlcera mejor será el pronóstico; se estima que cerca del 95% de las UPP serían evitables. En esta foto marcamos las zonas donde más comúnmente aparecen las UPP:

 

Para el cuidador esta tarea también puede ser algo dura posturalmente, por lo que el uso de ayudas técnicas y el conocimiento de la higiene postural es muy importante a la hora de bañar a una persona mayor en la cama. Es por ello, que saber cómo bañar correctamente a una persona encamada es muy importante para la persona a cuidar pero también para los cuidadores de personas mayores.

Pasos detallados de cómo bañar a una persona mayor en la cama

A continuación, te explicamos paso a paso como bañar a una persona mayor en la cama.

Previamente. Preparando el baño de una persona en la cama:

Para bañar a una persona mayor en la cama debemos saber que nuestra actitud es muy importante, debemos hacerlo de manera relajada y pausada, siendo meticulosos y respetando su intimidad.

La habitación:

La habitación debe estar bien ambientada, evitando corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura.

Colocaremos los objetos que vayamos a utilizar a mano. Estos objetos son esponjas, toallas jabonosas, toalla para secar, jabón, crema hidratante y dos barreños con agua (uno con agua limpia y otro con agua jabonxosa). Deberemos colocar el protector del colchón antes de empezar a asear.

Paso 1. Cara y miembros superiores:

Al bañar a una persona mayor en la cama, la persona estará en posición decúbito supino (boca arriba) al comienzo del aseo.

Para bañar a una persona mayor en la cama, en primer lugar, asearemos la cara, el cuello, las orejas, la boca… con cuidado de no introducir jabón en la boca o los ojos. Después asearemos los brazos, las manos y las axilas. En este punto podemos aprovechar para limpiar y cortar las uñas.

Seguiremos limpiando el torso. Hay que prestar especial atención a los pliegues y entre los senos, no se deben dejar restos de agua o jabón.

Paso 2. Lavar los miembros inferiores:

A continuación, asearemos las piernas y los pies. Si la persona encamada (o con nuestra ayuda) es capaz de doblar la rodilla, se podrá asear la parte trasera de las piernas. Para asear la parte trasera del cuerpo, es necesario hacer un cambio postural de la persona, girando el cuerpo hacia un lado, en decúbito lateral, para poder acceder así a la espalda y a la zona trasera.

Paso 3. Colocar el pañal a una persona encamada:

Volveremos a colocar a la persona boca arriba y asearemos los genitales, con especial cuidado si porta sonda vesical. Para retirar el pañal deberemos despegar las tiras adhesivas que se encuentran a cada lado del pañal y lo bajaremos hasta la entrepierna, donde lo plegaremos y recogeremos. Para limpiar la zona en profundidad es recomendable colocar a la persona mayor en decúbito lateral (de lado). Aprovecharemos esta postura lateral para colocar el pañal sobre la cama a la altura de la cintura.

Después giraremos a la persona de nuevo, colándola boca arriba (decúbito supino), colocaremos adecuadamente los elásticos y pegando los adhesivos laterales del pañal.

Después del aseo de una persona encamada:

Deberemos vestirlo de manera adecuada, con ropa cómoda que no genere arrugas gruesas que puedan producir futuras escaras o úlceras.

No olvidarnos de retirar el protector de colchón, si es lavable, lavar y secar.  Deberemos limpiar perfectamente la habitación, dejando el suelo seco.

El último paso:

Por último, pero no por ello menos importante: ¡lava bien tus manos! La higiene personal es clave en la tarea de bañar a una persona mayor en la cama, y en otras muchas. Previene de futuras infecciones y contagios.

El papel de los accesorios para baños de personas mayores

Gracias al avance de las tecnologías y del estudio en profundidad de los productos de apoyo para un mejor desempeño en las actividades de la vida diaria, existen muchas ayudas para el baño y para bañar a una persona mayor:

En la ducha:

Si la persona mayor puede acceder al baño y realizar el aseo en la ducha, es aconsejable el uso de productos de apoyo. Sin estas ayudas, se estará fomentando la aparición de caídas.

Lo más aconsejable es el uso de ducha en vez de bañera. Se producen menos caídas y el obstáculo que hay al entrar a la bañera es un riesgo. Lo ideal es la ducha a ras de suelo, sin borde. Si no podemos contar con ducha, lo ideal es usar en la bañera asientos o tablas especiales para bañeras.

Se pueden utilizar sillas de aseo para la ducha. Existen taburetes o sillas con ruedas resistentes al agua y válidas para la ducha.

Silla para la ducha. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

Para acceder a la ducha, se pueden colocar agarradores o asideros en la pared, procurando estabilidad a la persona mayor. También existen las columnas con asideras giratorias, para incorporarse de la silla dentro de la bañera.

Dentro de la ducha o bañera se pueden colocar alfombras antideslizantes, para evitar que la persona se resbale.

En la cama:

Si la persona mayor está encamada el aseo puede ser más complicado, por eso es interesante conocer ciertos productos de apoyo que nos ayudarán.

Bañera para cama. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

El protector de colchón debe estar siempre puesto al realizar el aseo en la cama. Debe ser transpirable y no debe dejar pasar la humedad al colchón.

Si la persona mayor tiene fuerza en los miembros superiores, podemos colocar trapecios o escalerillas para que se incorpore.

En casos de heridas, apósitos o zonas que no deban mojarse, podemos utilizar protectores impermeables (de brazos, piernas…)

Protector impermeable. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

Para lavar la cabeza en la cama existen dos alternativas: lavacabezas hinchables o lavacabezas de cama rígidos.

Lavacabezas. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

En el WC:

Si la persona puede permanecer sentada, podremos utilizar sillas de inodoro, con o sin ruedas. Podemos también añadir accesorios al wc, como elevadores, reposabrazos, barras abatibles…

Elevador para WC. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

Podemos utilizar tablas de trasferencias o discos giratorios para pasar de la silla de ruedas al wc y viceversa.

Tabla de transferencias. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

Todos estos productos de apoyo se pueden encontrar en ortopedias o farmacias especializadas. Además, allí nos podrán asesorar sobre su uso y medidas aconsejadas en el caso que sea preciso.

10 consejos y trucos para bañar a personas mayores

1. Evita desnudarlo completamente

No es conveniente desnudar a la persona completamente, es preferible ir lavando zonas poco a poco e ir secando la zona conforme se va limpiando.

2. Asegura el secado antes de colocar el pañal y la ropa

Es necesario asegurar que la piel queda bien seca. Para ello, utiliza una toalla que no sea áspera y nunca frotes con brusquedad a la persona. Hazlo siempre de forma suave, en base a toques, posando la toalla sobre la piel en varias ocasiones hasta que quede seca, ya que la piel de las personas encamadas puede quedar debilitada.

3. La importancia de la hidratación durante el aseo en cama

Con la piel limpia y seca, es recomendable poner crema hidratante, especialmente en zonas de prominencias óseas (zonas de más propensión a la aparición de úlceras por presión). Espera a que la crema se absorba antes de colocar el pañal.

4. Asea de forma diaria

Si es posible, asear a diario a la persona. En muchas ocasiones, por falta de tiempo o porque necesitamos el apoyo de otra persona no será posible.

5. Ten precaución con las curas

Evitar mojar parches, apósitos o gasas. Cuando el apósito se moja, no sólo se puede desprender, sino que además puede provocar que la herida se infecte o se hidrate en exceso.

6. Observa durante el aseo en cama

Presta especial atención a las zonas más secas y/o enrojecidas y consulta con un médico en caso de que observes zonas con rojeces: puedes estar evitando la aparición de una úlcera.

7. Cuida del cabello y del afeitado

Utiliza lavacabezas para lavar el pelo y cepillarlo a diario. Es aconsejable el uso de secador de pelo para evitar la humedad prolongada.

Afeita con maquinilla eléctrica, evitando navajas o cuchillas que pueden hacer cortes y son menos manejables.

8. La higiene bucal

Es esencial lavar la boca, dientes o dentadura a diario después de cada comida. Además, se aconseja siempre mantener la boca hidratada, mojando los labios.

9. Evita los restos de jabón

Presta especial atención a los pliegues del cuerpo, que queden sin restos agua o jabón.

10. Corte y cuidado de uñas de una persona encamada

Asea las uñas de manos y pies, cortándolas y limpiándolas con un cepillo. Hay que evitar cortar las uñas de los pies demasiado, podrían encarnarse. Durante el aseo de los pies es recomendable su vigilancia exhaustiva en el caso de bañar a una persona mayor en cama que sea diabética.

Tijeras pedicura mayores. Imagen cedida por la empresa Ayudas Dinámicas

10+1. ¡BONUS! Aseo en cama de una persona con sonda

En muchas ocasiones puede presentarse la presencia de una sonda vesical (de orina) o nasogástrica (de alimentación), es imprescindible realizar el aseo de forma que no interfiera en su localización ni función, evitando al máximo su manipulación.

Comparte esta noticia

Comentarios

4 Comentarios. Dejar nuevo

  • Gracias Bonadea. Me ayuda en mis tareas como profesional de los cuidados en casa de los abuelitos.

    Responder
  • Es muy importante saber como asear a una persona mayor para que esté limpia pero mientras preservas su intimidad. Es una tarea complicada en todos los sentidos y estos consejos son muy prácticos y le sirven a uno para seguir mejorando.

    Responder
    • Gracias Ana M por tus palabras. Efectivamente, es muy cierto lo que comentas. El aseo personal suele ser una de las tareas donde más se debe trabajar el carácter y la empatía. Seguiremos hablando de todos estos temas y profundizando en más consejos para cuidadores de personas mayores.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

once − 3 =

Teléfono Contacta ahora