¿Cómo levantar a una persona mayor de la cama de forma adecuada?

levantar-persona-mayor

Cuando cuidamos personas mayores, dependientes, con discapacidad o que en general, requieren de nuestra ayuda, podemos encontramos con una situación en la que no sabemos cómo proceder. Es importante saber cómo actuar, y especialmente cuando en la acción que se requiere podemos dañar a la persona y/o dañarnos a nosotros mismos.

Las personas mayores o las personas dependientes, en ciertas ocasiones no tienen la movilidad suficiente como para mantenerse de pie (lo que se conoce como bipedestación), y necesitan ayuda para levantarlas.

Generalmente podemos encontrar que las personas necesitan ayuda para levantarse de la cama, de un sofá o del WC.

En este artículo hablamos de una acción esencial en el día a día de una persona encamada o que requiere ayuda: cómo levantar a una persona mayor de la cama. En los siguientes puntos, te explicamos paso a paso cómo levantar a una persona mayor de la cama y te ofrecemos consejos y herramientas para poder hacerlo de forma correcta, incluso comentando qué ayudas técnicas que se pueden utilizar.

Pasos básicos para saber cómo levantar a una persona mayor de la cama

A continuación, os contamos los pasos de cómo levantar a una persona mayor de la cama. Antes de comenzar, nos aseguraremos de informar a la persona de la acción que vamos a realizar con ella y de los pasos que vamos a seguir, puesto que, sí es posible, trataremos que intente colaborar en el traslado.

Primer paso: Colocar bien a la persona

El primer paso para levantar a una persona de la cama es la colocación previa de la persona.

Al levantar a la persona debemos comenzar con una postura concreta: la persona debe estar boca arriba.

Después podemos empezar a retirar las sábanas de forma efectiva para evitar enganches, colocar el pijama correctamente evitando que se caiga o que estorbe.

Segundo: Rotarla y colocarla en el borde de la cama

Ayudamos a la persona mayor a ponerse de lado, hacia el lado de la cama por el que se vaya a levantar. Controlamos siempre la parte del cuello y hombros y ayudaremos con la otra mano la zona de la cadera, rotando así las piernas.

La persona debe colocarse lo más cerca posible del borde de la cama, sin ser al límite. Este paso es importante para evitar la sobrecarga muscular en el cuidador.

¡CUIDADO! No vemos aproximar en exceso a la persona, y sobre todo, no debemos interrumpir el traslado en este punto y ausentarnos ante ninguna circunstancia puesto que en caso de mareo o desvanecimiento, la persona podría precipitarse de la cama y sufrir importantes daños.

Tercero: Doblar y bajar las piernas

Ayudamos a doblar las rodillas y el codo que queda por encima, colocando la mano en el colchón, que servirá de apoyo para posteriormente levantarse. Ayudamos a la persona a bajar las piernas las piernas deslizándolas por el lateral de la cama.

Cuarto: Elevar a la persona mayor

Colocamos una de nuestras manos controlando el cuello y los hombros y la otra en la zona de la cadera. Despacio, muy lentamente, vamos elevando el tronco de la persona hasta que se quede completamente sentada en la cama. Mientras hacemos esta elevación, observaremos que los pies se van colocando más paralelos al suelo.

Quinto: Bipedestar

Una vez que la persona está sentada en el borde de la cama, ayudamos a impulsarla para que vaya colocando los pies en el suelo y se vaya poniendo de pie.

Este paso varía dependiendo de la situación funcional de la persona. Puede ser necesario que se le acerque el bastón o andador para que comience la marcha, o hacer el traslado a una silla de ruedas…

Herramientas y aparatos especializados para levantar a una persona mayor de la cama

En ciertas situaciones nos encontramos que la persona mayor necesita a diario ayuda para poder hacer estos pasos. El cuidador principal tiene que delegar este tipo de tareas de cuidado en otros, como es la figura del cuidador interno para personas mayores, que convive con la persona mayor y le ayudará a realizar todas las actividades de la vida diaria.

Adicionalmente de contar con apoyo humano, existen herramientas que nos ayudan a reducir las dudas de cómo levantar a una persona mayor de la cama. Estas herramientas son ayudas técnicas que ayudan principalmente al cuidador, pero también existen algunos productos que ayudan directamente a la persona, a incorporarse, por ejemplo.

Ayudas técnicas para levantarse ayudas-tecnicas

Cuando la persona mayor es capaz de mantener buena estabilidad en la parte del tronco, pero necesita algo de apoyo para incorporarse, se pueden utilizar ayudas técnicas como los trapecios de pared, la escalerilla de cama, o incluso camas articuladas con mando que puede controlar la misma persona.

Grúas para levantar personas mayores: una solución práctica y segura

Las grúas se utilizan se utilizan para levantar a una persona de la cama, pero también para cambiar pañales, vestir o desvestir o utilizar el wc. Las hay prácticas y compactas, con dimensiones reducidas, sobre todo para su uso en el domicilio.

En el caso de centros residenciales o de casas amplias, se pueden encontrar grúas con las patas más anchas ya que se cuenta con más espacio para maniobrar con ella.

Las grúas son ayudas técnicas que constan de una batería con un mando, una base o plataforma donde la persona coloca los pies y una superficie donde se agarra, patas, brazos para el enchanche del arnés y una zona de agarre para que la persona pueda agarrase con las manos.

Cómo elegir la grúa en casa para levantar a una persona de la cama

Para elegir la ideal deberemos tener en cuenta varios aspectos, entre ellos el espacio que tenemos en el domicilio para poder trasladar a la persona de una estancia a otra.

grua-levantar-persona-mayorLas patas deben caber por las puertas; es importante medir la parte más ancha de la grúa para cerciorarnos de que pasan sin problema. Para girar a la persona, necesitaremos calcular si la grúa cabe en el espacio que hay en el baño, al lado de la cama o donde vayamos a trasladarla.

Una opción muy aconsejable para espacios pequeños es la grúa de techo. Una de las ventajas de este tipo de grúas es que no necesita espacio para girar o trasladar. Se coloca un sistema de conducción en el techo y la persona es trasladada directamente desde el arnés, sin patas. Esta grúa reduce el riesgo y la tensión para los cuidadores y es perfecta para su uso en el domicilio.

De cara a la persona existen algunas variables para elegir el adecuado, como el peso, la fuerza de los miembros inferiores…

como-levantar-a-una-persona-mayorPara personas con más peso existen grúas que soportan hasta 300 kilos. Generalmente son grúas con cuatro patas, cuatro patas y frenos, que ayudarán al cuidador a realizar los traslados con mayor maniobrabilidad.

En algunos casos las grúas cuentan también con almohadillas en la parte de las rodillas, para que la persona apoye las rodillas más cómodamente.

Aparatos para levantar a personas mayores: ventajas y cómo elegir el adecuado

Existen multitud de aparatos que nos ayudan a levantar a una persona de la cama. Lo importante es elegir el idóneo y el más adecuado para nuestro caso concreto.

En general, las ventajas de utilizar herramientas como apoyo para levantar a una persona son múltiples, pero destacamos especialmente la disminución del esfuerzo físico del cuidador a la hora de movilizar y realizar las trasferencias. Además, con un correcto uso, estos productos aportan seguridad y evitan riesgos.

Para elegir el adecuado deberemos tener en cuenta varios aspectos.

El primer aspecto a considerar es la necesidad de la persona. Si bien las grúas son las herramientas que más ayudan a levantar a una persona de la cama, si la persona a cuidar colabora y tiene cierta estabilidad, se puede optar por herramientas más simples, más económicas y que ocupen menos espacio, como los trapecios de pared o las escalerillas de cama, como comentábamos antes.

En cuestiones de entorno deberemos contar con espacio suficiente para poder utilizar el producto.  Como comentábamos antes, las grúas requieren un importante espacio para poder utilizarse correctamente.

A continuación, resumimos las ventajas e inconvenientes de utilizar grúa en los domicilios para levantar a una persona de la cama.

Ventajas de utilizar grúa en casa para levantar a una persona de la cama

  • Disminuye la carga para el cuidador y reduce considerablemente la posibilidad de dolencias o incluso lesiones de este
  • Con un buen uso, incrementa la seguridad de los traslados
  • Incrementa la seguridad emocional tanto del cuidador como del paciente
  • Existen multitud de opciones que se adaptan a cada paciente

Inconvenientes de una grúa en casa para levantar a una persona de la cama

  • Requieren de un espacio considerable en todas las zonas donde se vayan a utilizar
  • Exigen que la persona que vaya a manipular la grúa sepa bien como hacerlo, porque de lo contrario, podemos poner en riesgo el estado de salud de la persona a cuidar
  • Requiere una importante inversión

Uso del cinturón para levantar personas mayores: seguridad y aplicaciones

El cinturón es un producto que se puede utilizar para levantar a una persona mayor de la cama o incluso de una silla o sillón. Se trata de un producto de apoyo para que el cuidador haga fuerza con sus brazos y ayude a la persona a levantarse.

Este tipo de ayuda técnica se utiliza con personas que tengan capacidad para mantenerse de pie una vez que son incorporadas. Es decir, que simplemente tengan la necesidad de apoyo durante el proceso de levantarse de la silla o sofá, una vez de pie deben ser capaces de mantenerse de pie. Es necesario tener mucha cautela a la hora de utilizarlo.

Consejos adicionales sobre cómo levantar a una persona mayor de la cama

A continuación, anotamos una serie de consejos prácticos adicionales sobre cómo levantar a una persona mayor de la cama que te serán útiles para hacerlo de forma correcta.

Optimiza las posiciones y pide ayuda cuando sea necesario

Uno de los consejos más importantes de cara al cuidador es adoptar una buena postura cada vez que sea necesario levantar a la persona de la cama. Esto va a evitar que suframos sobrecarga muscular e incluso dolencias y lesiones.

Recordemos que se trata de una movilización que precisa mucha fuerza, y día a día se puede producir una sobrecarga muscular en el cuidador.

Por ello, a la hora de agacharte y acercarte a la cama, adopta siempre una posición con las rodillas ligeramente flexionadas, el glúteo ligeramente hacia fuera y la espalda inclinada pero recta (espalda sin curvatura). En esta posición, la fuerza no debe salir de la zona lumbar, que es más débil y más propensa a sufrir lesiones, sino de la zona de las piernas y la parte posterior (glúteo).

Utiliza ayudas técnicas

Cuando la persona a asistir no puede colaborar, y cuando se trata de una persona pesada, es esencial la utilización de ayudas técnicas.

Si no contamos con grúa para levantar a una persona mayor de la cama, podemos utilizar otras ayudas, como una tabla de transferencia entre la cama y el asiento o la silla de ruedas, un disco giratorio de suelo, asas para la incorporación, o aparatos de giro.

Además, se pueden colocar asideras en la cama para que la persona mayor pueda utilizarlas de apoyo a la hora de levantarse.

En estos casos en que la persona mayor necesite únicamente apoyo en momentos concretos del día podemos contar con un cuidado de personas mayores por horas, que nos ayudará a realizar esta actividad, proporcionando seguridad.

cama-articuladaNo olvides esta opción: la cama articulada

La cama articulada es una cama que regula su estructura para facilitar las movilizaciones y trasferencias. Generalmente suelen ser electrónicas con un mando que regula la altura e inclinación del respaldo o la zona de las piernas.

La cama supone incrementar de forma considerable el grado de confort tanto de la persona a cuidar como del cuidador.

Incrementa al máximo la seguridad

Ante todo, para saber cómo levantar a una persona mayor de la cama debemos saber que es imprescindible hacerlo con total seguridad y sin correr riesgos, tanto de cara a la persona mayor como al cuidador.

El espacio de alrededor donde se va a efectuar la transferencia no debe tener obstáculos. Si se utiliza silla de ruedas ésta tiene que estar frenada y si se usa la grúa, debe estar en una correcta posición.

 

Finalmente, recuerda. En caso de accidente, si la persona mayor se cae y no sabemos cómo levantar a la persona mayor del suelo, tendremos que asegurarnos de hacerlo bien y con la máxima seguridad. En caso de ser necesario, deberemos llamar a los equipos de emergencia o de teleasistencia, en caso de contar con este servicio.

*Las fotos han sido cedidas por la empresa Ayudas técnicas

Comparte esta noticia

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

tres × cinco =

Teléfono Contacta ahora