¿Cómo subir la tensión arterial en ancianos? Métodos clave

subir la tensión arterial en ancianos

En este artículo podrás encontrar consejos y aspectos importantes para subir la tensión arterial en ancianos.

La tensión arterial baja se conoce como hipotensión y se produce cuando la presión arterial sistólica es menor de 90 y la diastólica menor de 60.

Los síntomas de hipotensión son: sensación de aturdimiento, debilidad, mareo o desmayo, pesadez, visión borrosa o inestabilidad.

Las causas pueden ser variadas, entre ellas la toma insuficiente de líquidos, pérdida de sangre, afecciones médicas o incluso la toma de ciertos medicamentos.

El 6,9% de la población en España presenta hipotensión, siendo en el caso de los mayores entre un 10 y un 30%. También hay que tener en cuenta que muchas personas tienen de forma habitual cifras de tensión baja, por eso es importante la comparativa de cifras desde su estado basal. *foto tensión

La hipotensión también puede manifestarse en ocasiones concretas, como los cambios posturales bruscos, al levantarse de la silla o de la cama… En el año 2016, se registraron aproximadamente 95.000 de casos de hipotensión postural en España. También puede aparecer en cambios ambientales, como el aumento de la temperatura, que además produce pérdida de líquido corporal. Así mismo, otros factores personales, nutricionales o médicos pueden conllevar la aparición de hipotensión.

 ¿Por qué es importante saber cómo subir la tensión arterial en ancianos?

La tensión baja en las personas mayores puede producir dificultades en la vida diaria, afectar a su salud y aumentar el riesgo de caídas. En muchas ocasiones la baja tensión puede producir desmayos que desencadenan en una caída. Por eso es importante saber cómo subir la tensión arterial en ancianos.

La hipotensión puede tener efectos severos en el estado de salud de la persona mayor, por eso es recomendable conocer una serie de pautas para llevar a cabo a la hora de encontrarse con una situación de tensión baja en personas mayores.

Métodos para subir la tensión arterial en ancianos

Para saber cómo subir la tensión arterial en ancianos y poder mantenerla en un nivel estable, es necesario conocer varias pautas. Entre ellas se encuentran la modificación de la dieta, realizar ejercicio físico moderado, suministro de medicación, hidratación o terapias farmacológicas alternativas… Te explicamos cada una a continuación.

Modificaciones dietéticas: clave para subir la tensión en ancianos

Añade más sal a tus comidas. Todos conocemos que la sal contiene sodio y que sube la tensión, por lo que en muchas ocasiones no es recomendable. En el caso de la hipotensión sí es recomendable el uso de sal en la dieta, siempre controlando que el exceso de sodio no produzca insuficiencia cardíaca. *

En la dieta, incluye alimentos bajos en carbohidratos, así durante la digestión no se marcará tanto el descenso de la tensión. Excluye la patata, el arroz, los fideos, … e incluye conservas, aceitunas, embutidos o anchoas, quesos curados…

Alimentos como el chocolate negro (con alta concentración de cacao) o el regaliz negro se han asociado a la subida de la tensión.

Ejercicio físico moderado: ¿Puede subir la tensión arterial en ancianos?

El ejercicio físico tiene multitud de beneficios, pero si lo que buscamos es subir la tensión arterial en ancianos debemos saber qué tipos de ejercicios son los adecuados para personas con la tensión baja. Entre estos ejercicios está correr o montar en bicicleta, caminar o trotar, o simplemente caminar rápido, marcha. Estos ejercicios estabilizan la presión y aumentan el rendimiento cardíaco.

Uno de los ejercicios más aconsejables es la natación, ya que además de estimular el sistema circulatorio por el movimiento muscular, el agua ayuda a mejorar la estabilidad de los vasos sanguíneos y mejora así la circulación.

Además, también puedes aprovechar y realizar ejercicios de fortalecimiento de diferentes partes del cuerpo, como los ejercicios para fortalecer las piernas para personas mayores que te proponemos desde Bonadea.

La importancia de la hidratación para subir la tensión baja en ancianos

Lo más recomendable en cualquier caso es mantener una ingesta adecuada de líquidos, entre 1,5 y 2 litros de agua al día. Además, se recomienda evitar periodos largos de ayuno o beber bebidas alcohólicas.

Aparte del agua, otras bebidas como el té o el café (sin excedernos) nos ayudan a subir la tensión gracias a su contenido de cafeína.

Aquí te contamos más acerca de la deshidratación en ancianos, síntomas y tratamientos.

Medicamentos y terapias farmacológicas para subir la tensión arterial en ancianos

Existen variedad de medicamentos para subir la tensión arterial en ancianos o tratar la hipotensión. Son medicamentos que aumentan el volumen sanguíneo que reducen la capacidad de expansión de los vasos sanguíneos, lo que produce que se eleve la tensión arterial.

En cualquier caso, los medicamentos tienen que ser prescritos por un médico que conozca la situación de la persona en su caso concreto (estado de salud, patologías, alergias…)

¿Cómo subir la tensión arterial en ancianos con condiciones especiales?

Para personas con condiciones especiales, como encamadas, por ejemplo, se puede aconsejar el uso de medias de compresión, ya que fomentan el riego sanguíneo y evitan la hinchazón, y la actividad y el movimiento, que son claves para mejorar el tono y la actividad del sistema circulatorio y nervioso.

¿Cómo subir la tensión en ancianos con enfermedades crónicas?

Existen enfermedades crónicas que afectan a la presión arterial, presentando como síntoma la hipotensión. Algunas de estas enfermedades están relacionadas con las afecciones del corazón y de las válvulas cardíacas como por ejemplo la insuficiencia cardíaca o la bradicardia.

La hipotensión también aparece en trastornos endocrinos como la diabetes u otros trastornos relacionados con las hormonas.

También es común encontrar hipotensión en infecciones graves, conocidas como septicemia, ya que se reduce el volumen de la sangre en el organismo o en alergias graves, anafilaxia.

Como hemos comentado, la tensión está estrechamente relacionada con la dieta. La falta de nutrientes como la vitamina B12 puede producir que baje la tensión arterial.

Para subir la tensión en personas mayores con enfermedades crónicas debemos primero tener en cuenta qué tipo de enfermedad es, si tiene otro tipo de patologías y por qué se produce esta hipotensión. Una vez identificado por qué podremos decidir cuál será la mejor forma de subir la tensión.

¿Cómo subir la tensión arterial en ancianos con múltiples medicamentos?

Primeramente, se tendrá que reconocer el motivo por el cual la persona tiene la tensión baja. En muchas ocasiones las personas polimedicadas sufren efectos adversos de la medicación. Para poder subir la tensión en estos casos es necesario hacerlo con cautela y comprobando que la subida no afecta a las demás patologías y a su estado de salud.

Buenas prácticas de vida para mantener una tensión arterial saludable

Para mantener un estilo de vida saludable y una tensión arterial dentro de los parámetros normales es aconsejable llevar una dieta equilibrada, mantenerse correctamente hidratado, practicar ejercicio físico regularmente y controlar los episodios de hipotensión, acudiendo siempre a un médico o especialista que nos pueda aconsejar o incluso prescribir algún tipo de medicación o terapia farmacológica.

Como hemos comentado, los niveles de sodio en la alimentación afectan directamente a nuestra tensión arterial por lo que es necesario controlar las cantidades de sal en las comidas.

Se recomienda practicar ejercicio durante unos 20 o 30 minutos diarios, por ejemplo, caminar, correr, montar en bicicleta o nadar.

La hidratación es clave para mantener un buen nivel de tensión arterial es necesario beber entre 1’5 y 2 litros de agua al día también podemos tomar infusiones o bebidas refrescantes sin alcohol.

Conclusión: ¿Cómo subir la tensión arterial en ancianos de manera segura y efectiva?

La mejor manera de subir la tensión arterial en personas mayores de forma segura y efectiva es primeramente anotar los episodios de hipotensión e intentar relacionarlos con alguna situación concreta, por ejemplo, calor estrés… Después, debemos comunicárselo al médico para que nos diga las pautas a seguir para poder mantener un nivel de tensión arterial medio.

Además de las terapias farmacológicas y medicamentos se podrán prescribir pautas como aumentar la cantidad de sal en las comidas, hacer ejercicio, beber agua y evitar situaciones que aumenten el riesgo de padecer una crisis de hipotensión.

Comparte esta noticia

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

5 + 7 =

Teléfono Contacta ahora