¿Cuál es la diferencia entre incapacidad y discapacidad?

diferencia entre incapacidad y discapacidad

En muchas ocasiones utilizamos incapacidad y discapacidad de forma aleatoria, sin conocer de manera real lo que cada término significa. En este artículo hablaremos de la diferencia entre discapacidad e incapacidad y sus tipos.

Diferencia clave entre incapacidad y discapacidad

La diferencia más notoria entre incapacidad y discapacidad es que la incapacidad está relacionada directamente con una actividad laboral. Es decir, la incapacidad se presenta cuando una persona no puede o no es capaz de realizar las actividades que se requieren en su puesto de trabajo.

La discapacidad no tiene relación con la actividad laboral, si no con todos los aspectos que engloban a la persona: su desempeño en las actividades de la vida diaria, su comunicación con las demás personas, su entorno, movilidad,…

Tipos de incapacidad y discapacidad:

tipos-incapacidadLa incapacidad, como hemos comentado está relacionada con el trabajo, con una actividad laboral y dentro de esta incapacidad podemos encontrar varios tipos. En la discapacidad, en cambio, existen otros términos para clasificarla.

Tipos de incapacidad

Cuando a una persona le sobreviene una circunstancia que le impide realizar de forma correcta su empleo, está ante una incapacidad laboral. A continuación, explicamos los diferentes tipos de incapacidad y cómo se caracterizan:

Incapacidad temporal

Es la más común, se engloban en este tipo de incapacidades las enfermedades que incapacitan temporalmente a la persona para realizar las tareas dentro de su trabajo. Suelen ser enfermedades comunes como catarros, lesiones musculares, recuperación tras intervenciones quirúrgicas…

Incapacidad permanente parcial

Esta incapacidad se refiere al momento en que la persona no puede realizar algunas de las actividades o tareas dentro de su trabajo habitual. Puede desempeñar su empleo habitual pero no todas las tareas que lo engloban. Además, se puede considerar la adaptación del puesto.

Incapacidad permanente total

La persona no puede realizar su trabajo habitual de ninguna de las maneras, pero sí puede desempeñar otros trabajos.

Incapacidad permanente absoluta:

En esta clasificación la persona no puede desempeñar ningún tipo de trabajo, ya sea el suyo habitual o cualquier otro. Es decir, este tipo de incapacidad inhabilita para todo tipo de trabajo.

Gran invalidez:

Esta incapacidad se da cuando la persona, además de no poder desempeñar ningún tipo de trabajo, precisa de otra persona para la realización de las actividades de la vida diaria.

En este caso, deberemos tener en cuenta qué persona va a ser la encargada de apoyar en las actividades de la vida diaria. Lo ideal es buscar cuidadores de personas con discapacidad, que tengan los conocimientos necesarios para el buen desempeño y realización de las actividades en las que la persona necesite ayuda.

Tipos de discapacidad:

Dependiendo del origen de la limitación o afectación, podemos encontrar dos grandes grupos para clasificar la discapacidad. A continuación, explicamos qué engloba cada tipo.tipos-discapacidad

Discapacidad física:

Dentro de este tipo de discapacidad, podemos encontrar la motora o funcional, la orgánica y la sensorial.

La discapacidad funcional se refiere a alteraciones en el sistema neuromuscular o esquelético. En el caso de la discapacidad física orgánica la discapacidad se encuentra en la afectación de los órganos de los distintos sistemas corporales (digestivo, endocrino, circulatorio, respiratorio…). La discapacidad sensorial es la discapacidad relacionada con las afectaciones en los sentidos. Limitación auditiva (oído), visual (vista) o incluso táctil u olfativa.

Discapacidad intelectual o mental:

En este tipo de discapacidad encontramos las alteraciones en las funciones mentales de la persona. Se pueden ver afectadas funciones como la comprensión o la adaptación a circunstancias de la vida diaria. Por ejemplo, demencia, deterioro cognitivo, trastornos psiquiátricos, retraso madurativo, alteraciones en el desarrollo…

Si quieres saber más acerca de la discapacidad, accede a este artículo de nuestra web, donde explicamos qué enfermedades entran en el certificado de discapacidad.

Equiparación entre incapacidad y discapacidad

Como ya hemos visto, no es lo mismo incapacidad y discapacidad. Pero sí es verdad que pueden guardar relación, ya que una persona que tiene reconocida una incapacidad laboral generalmente tendrá también una discapacidad.

Contextos legales de la equiparación entre incapacidad y discapacidad

Para que una persona sea reconocida con discapacidad, debe tener un grado igual o superior al 33% de discapacidad. Puedes ampliar información aquí acerca de la discapacidad del 33%,.

Según el Instituto de Mayores y Servicios Sociales, a todas las personas que tengan reconocida una incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez, se les reconocerá como personas con discapacidad, es decir, que, cómo mínimo, se las valorará con un 33% de grado de discapacidad.

Incapacidad permanente total y discapacidad: diferencias y similitudes

Comentaremos ahora las similitudes y diferencias entre incapacidad permanente total y discapacidad, ya que algunos conceptos se pueden mezclar y dar confusión.

Una vez reconocida una incapacidad la persona, esta empieza a percibir una prestación económica, lo que comúnmente llamamos pensión. En el caso de tener reconocida una discapacidad, a partir del 33% no se percibe ningún tipo de prestación económica “directa” o de forma automática, sino que lo que se obtienen son beneficios fiscales, de vivienda, educación…

Eso sí, una persona que tenga reconocida una discapacidad igual o superior al 65%, tenga entre 18 y 64 años (y cumpla otros requisitos) podrá ser beneficiario de una pensión.

No en todos los casos es así, pero se puede llegar a pensar que una persona con una incapacidad permanente total y una discapacidad precisa de otra persona para realizar sus actividades de la vida diaria. En estos casos también es recomendable la solicitud de la valoración por dependencia, donde, la adjudicación de un grado de dependencia (grado I, grado II o grado III) sí le da derecho a recibir una prestación o un servicio. Más información en nuestra web acerca de esta temática de Ley de dependencia.

Criterios para declarar una incapacidad permanente total

Para que una persona sea declarada con una incapacidad permanente total debe pasar por un tribunal que acredite esa situación.

En todo caso, el primer paso es solicitar esa valoración. Para poder solicitarla debemos cumplir una serie de requisitos. Algunos de los más destacados:

  • Estar afiliado
  • Encontrarse en alta laboral.
  • Contar con un tiempo previo de cotización mínimo: si es menor de 31 años se exige la tercera parte del tiempo desde los 16 años y si es mayor de 31 años un cuarto del tiempo desde que cumplió los 20 años.

Para la solicitud, se deberán incluir documentos como la acreditación de identidad (DNI), justificantes de cotización, parte administrativo de accidente de trabajo o enfermedad profesional, certificado empresarial de salario, historial clínico elaborado por el Servicio Público de Salud de su Comunidad Autónoma, el libro de familia y otros documentos.

En este caso el criterio principal es que la persona no puede desempeñar las tareas propias de su profesión habitual pero sí de otras profesiones. Es decir, no prohíbe a la persona para que pueda desempeñar otra profesión.

Este tipo de incapacidad es revisable, es decir, aproximadamente cada dos años la Administración (el INSS) valorará a la persona y hará un dictamen de su situación en ese momento.

Comparte esta noticia

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar

14 + 8 =

Teléfono Contacta ahora